Crónica PRU vs UNION RUGBY ALMERÍA

Por Miguel Angel Tamayo

 

25 DE ABRIL DEL AÑO 2.021, quédense, de entrada, con esta fecha, pues, pase lo que pase después de hoy, este Pozuelo Rugby Unión  ya abrió una reseña en su historia reciente, fijando en este 25 de Abril, la fecha para su primer play-off de ascenso a División de Honor.

Habiendo empezado la jornada a las 9:00 horas involucrados en seguir innovando y  ser el primer Club a nivel Nacional en realizar una previa televisiva propia, nos dio la posibilidad de ser testigos directos de muchos de los aspectos a los qué habitualmente no se tiene acceso…

Aspectos delatores de la tensión que atravesaba los cuerpos y las mentes de esos 46 jugadores que fueron pasando a revisar el estado del campo, respirar o simplemente caminar con sus demonios, buscando esos minutos de soledad.

Domingo, 12:00 horas.., la hora del Ángelus (no confundir con la Nona de Guillermo de Baskervill) y… permítanme la licencia Romántica…

Atrapa saber qué a la misma hora que Arias echo el balón al cielo, un Argentino amante de este noble deporte, iniciaba la citada misa, allá en suelo romano, incidiendo esta en qué, todo ser buscará, sin descanso, alcanzar las metas que cumplan su sueño..

Pues a eso vamos….

Allá por el 2014, en el mítico Lansdowe Road, despidiendo a O´Driscoll, Iñigo me dijo una frase qué no había vuelto a escuchar…, así de intensa…

  • “Tamayo, escucha, se oyen los impactos…, es qué,….los siento”.

Pues bienvenidos al Valle de las Cañas, ya que eso fue lo que se vivió y escuchó los primeros 30 minutos de partido de hoy…INTENSIDAD, una intensidad tal que traspasaba los lindes del campo y cuyos impactos sentíamos…

La primera parte fue como tener butaca de Palco en Stirling…, SIN CUARTEL por ambos XV.

Lomboglia no se cansó de lanzar, una y otra vez, a Jurado por fuera y Melian por el interior, siempre apoyado por Quiroga…descongestionando incluso con saltos a Urgu…., todo, lo intentó todo…bueno, para eso se sube uno al autobús…

Pero, una vez más, la defensa de Pozuelo fue cómo el muro Oriental de las Termópilas…, inexpugnable…, ni un solo centímetro.

Iniciamos la segunda parte y el cuento se repite…, el URA disputa cada posesión como si no hubiera un mañana, pero Pozuelo despliega, nuevamente,  un muro digno de Cimopolea qué no solo rechaza la embestida, sino que se alimenta del impacto Almeriense, crece y se desborda sobre un URA, cada vez más cansado, anotándose, en apenas 8 minutos, 11 puntos que despegan a nuestro PRU a un 31-3, si no insalvable, al menos complicado de doblegar.

Los escasos minutos restantes no hacen más que ratificar los vividos, tanto en el campo, como en el cielo…, pues este tampoco afloja.

Desde ahí hasta el final pues el URA, fiel a su estilo, cabeza alta y brazos arriba, orgullosos, tanto cómo yo de poder ser partícipe de tanta entrega.

Desde ahí hasta el final pues el PRU, fiel a su estilo, un día más en la oficina, desplegando ese juego que traía en la libreta…, ese demoledor y desesperante empuje del pack, esa línea defensiva numantina y, bajo mi punto de vista clave en el día de hoy, esas patadas quirúrgicas de Santi…., que subían y subían al cielo, para qué, al caer, la presión ofensiva de Pozuelo fuera tal que no dejaba opción, como si de un Nakajima B5N se bajarán…,

Fin del partido y ya mirando al norte… querría dejar una frase para los chicos, se lo merecen pues no siempre el sol está sobre nuestras cabezas,,,

LA VICTORIA DE HOY ES SOBRE NUESTRO YO DE AYER.